La EMA confirma que AstraZeneca produce trombos pero son casos raros


El regulador europeo de medicamentos "EMA" encontró un posible vínculo entre la vacuna contra el coronavirus desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford y problemas raros de coagulación de la sangre, pero dijo que los beneficios de recibir la inyección aún superan sus riesgos.

La coagulación sanguínea inusual con plaquetas bajas en sangre se agregará como un efecto secundario "muy raro" a la información del producto de la vacuna, junto con una serie de otras posibles reacciones adversas, dijo Emer Cooke, director ejecutivo de la Agencia Europea de Medicamentos, en una conferencia de prensa televisada el miércoles.

La advertencia se produce después de que el comité de seguridad del regulador revisó casos extremadamente raros de coágulos de sangre inusuales en algunas personas vacunadas con la inyección Oxford-AstraZeneca. La mayoría de los casos ocurrieron en mujeres menores de 60 años dentro de las dos semanas posteriores a la vacuna, dijeron las autoridades. La EMA aún no ha identificado los factores de riesgo específicos que contribuyeron al fenómeno.

Los investigadores tampoco saben qué está causando específicamente los coágulos de sangre, pero una explicación plausible es que la vacuna provoca una respuesta inmune en algunas personas que es similar a la observada en pacientes tratados con heparina, que se llama trombocitopenia inducida por heparina, dijo Cooke.

“Este caso demuestra claramente uno de los desafíos que plantean las campañas de vacunación a gran escala”, dijo. "Cuando millones de personas reciben estas vacunas, pueden ocurrir eventos muy raros que no fueron identificados en los ensayos clínicos".

Por otra parte, el regulador de medicamentos del Reino Unido dijo el miércoles que también identificó un posible vínculo entre la inyección y los raros coágulos de sangre. La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios, o MHRA, dijo de manera similar que los beneficios de la vacuna Oxford-AstraZeneca superaron los riesgos para la mayoría de las personas.

El Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización de Gran Bretaña dijo que las personas menores de 30 años que no tienen ningún problema de salud subyacente deben recibir una vacuna diferente si es posible.