Enfermera de cárcel de Pasco expuso a los reclusos al VIH, por aguja usada


Dialing medicine into syringe from glass bottle. Ampoule and syringe needle close-up.

Foto: Getty Images

En La Florida, esta semana se presentó una demanda del bufete de abogados Peiffer Wolf Carr Kane Conway & Wise, contra Wellpat, un contratista que brinda atención médica en instituciones carcelarias, y contra dos de las enfermeras adscritas a esta entidad.

En la demanda, afirman los abogados, que una de las enfermeras de la cárcel del Condado Pasco, utilizó una aguja para administrar insulina a un recluso diabético portador de VIH, y luego esta misma aguja la introdujo en el frasco de insulina multidosis para sacar más.

Allí también se afirma que, otros reclusos recibieron la dosis de insulina del vial contaminado.

La demanda fue presentada en nombre de varios reclusos actuales, entre los que se incluyen 5 que son diabéticos y reclusos anteriores del centro de detención de Land O’Lakes.

La enfermera fue confrontada por su "practica imprudente", pero lejos de negar su culpa, la mujer aceptó haber usado ese método par administrar la insulina a los reclusos y además afirmó que lo hizo todo el tiempo que estuvo trabajando allí.

Según el bufete de abogados, estiman que la mujer llevaba trabajando en el centro carcelario desde enero de 2021, y sostienen que la práctica de la enfermera expuso a los reclusos diabéticos, no solo al VIH, sino a enfermedades trasmitidas por la sangre como la Hepatitis b y la hepatitis C.

Además los abogados dicen que para detectar el VIH, Wellpath analizó a algunos reclusos y les dio medicamentos profilácticos, pero la entidad nunca informó a los reclusos de su posible exposición al virus y mucho menos obtuvo el consentimiento informado para realizar la prueba y la medicación.

La abogada Ashlie Case Sletvold, dijo en un comunicado: "Las personas nunca deben estar expuestas a enfermedades mortales por las prácticas imprudentes y antihigiénicas de sus proveedores médicos".

Y agregó: "Al someter a las personas encarceladas al riesgo de contraer el VIH y otras enfermedades transmitidas por la sangre, Wellpath violó sus deberes en virtud de la Constitución. Esta demanda colectiva es un paso importante para responsabilizar a Wellpath".

En el comunicado también se lee: "Entendemos que Wellpath tomó medidas correctivas inmediatas al recibir la notificación de un posible problema con la dispensación de insulina, y se siguieron las pautas de exposición de los CDC como precauciones de seguridad"

Y añaden: "Hasta este momento, ninguna persona afectada ha informado sobre reacciones adversas. Nos estamos tomando muy en serio la queja informada y continuaremos trabajando con Wellpath en la investigación de este asunto y los pasos para garantizar que una situación como esta no ocurra en el futuro".

El abogado Kevin Conway dijo: "Es impactante que el Centro de Detención de Land O’Lakes pueda permitir que se ponga en riesgo la vida de los reclusos, pero es aún peor que ninguna de las víctimas haya sido informada para que pudieran buscar pruebas o tomar medidas para proteger a sus familias"

De esta manera Conway pide a Ashley Moody, fiscal general de Florida, y a la oficina del fiscal del Condado de Pasco, que investiguen los hechos.

Conway también dijo: "Si bien Wellpath puede ser directamente responsable de poner en riesgo a estos reclusos, es el sistema de contratación correccional privada con fines de lucro lo que permitió que ocurriera este tipo de imprudencia".


Contenido patrocinado

Contenido patrocinado