A Javier Duarte le fue dictada formal prisión. Durante dos horas de audiencia el exgobernador se mantuvo atento pero quiso pasar desapercibido ante las cámaras de los medios.